«En Innova Group tenemos muy presente que la I+D es lo que nos lleva a un futuro que ya está aquí»

Sergio Llido y Javier Núñez, cofundadores de Innova Group, componen un perfecto tándem en una empresa castellonense que es hoy puntera en su sector y que, coincidiendo con su vigésimo aniversario, mantiene hoy intacto ese reto que le marcó desde sus inicios a la hora de apostar por el crecimiento a través de la investigación y el desarrollo, claves para una innovación que, como bien dice su nombre de pila, forma parte de su ADN.

 

Son perfiles complementarios que un día se cruzaron para constituir Innova Maquinaria, hoy en manos de sus dos socios: Javier Núñez, responsable de tecnología y desarrollo de producto como Chief Technology Officer (CTO); mientras que Sergio Llidó, focaliza sus funciones en la dirección y el departamento de I+D como Chief Executive Officer (CEO). A ambos no solo les une su empresa sino, sobre todo, su pasión por la innovación en el desarrollo de maquinaria para la industria, aquella que tiene que ver con los sistemas de embalaje para el final de línea hasta el punto de convertir a esta compañía en la líder española en el sistema de enfundado Stretch Hood, además de ser especialistas en otros sistemas de enfardado, flejado y transporte de palets.

 

Ambos explican algunas de las particularidades de su empresa -evolución y perspectivas- además de mostrar qué claves han sido determinantes para crecer como lo han hecho y ser reconocidos en el campo de la innovación, lo que les ha valido recientemente ser merecedores del Premio Pyme Emprendedora del Año, o el galardón obtenido por sus Buenas Prácticas en el ámbito de los Recursos Humanos.

-Cómo les gustaría que les presentara…

Sergio Llido.- Pues más que por directivos de Innova nos gusta que se nos conozca por nuestra pasión por la tecnología y la maquinaria industrial. Mi pasión ha sido la electrónica y Javier domina el diseño de la maquinaria; por eso desde nuestros inicios hemos creado un tándem perfecto para el desarrollo de nueva maquinaria, que es lo que realmente nos gusta.

Somos especialistas en la creación de nuevos sistemas de embalaje que nos demandan nuestros clientes y otros sistemas que son propuestas nuestras para atender a las necesidades que se les puedan plantear. Nos sentimos muy a gusto con lo que hacemos y cómo lo hacemos. También estamos muy contentos con lo conseguido y esperanzados con la proyección de futuro que se nos plantea.

 

Javier Núñez.- El nombre de la empresa no es una casualidad -Innova-. A nosotros lo que nos gusta realmente es innovar, mirar no solo con la perspectiva presente, sino a futuro, porque damos solución a nuestros clientes a futuro y que puedan asegurar su rentabilidad presente y para los próximos años.

 

Sergio Ll.- Hay que decir que los desarrollos de las máquinas tienen su complejidad y un proceso muy técnico, con un laborioso proceso de diseño, con estudios de patente a nivel internacional, etcétera, de ahí las dificultades de este sector, pero nos apasiona lo que hacemos.

-Háblenme de sus orígenes, cómo se gestó Innova Maquinaria y cómo ha sido esta evolución…

Sergio Ll.-Hemos evolucionado mucho en este tiempo en el campo del desarrollo de maquinaria, que es nuestra gran fortaleza. Nuestra vinculación ya venía de antes del inicio de Innova. Comenzamos en empresas de fabricación de maquinaria industrial y tras ese periodo inicial nos preguntamos por qué no emprender por nuestra cuenta. Nada nos viene de herencia, sino de nuestro deseo de emprender y aplicar el conocimiento adquirido en aquello que nos gusta.

 

Javier N.- Empezamos en 2001 en Vila-real y en el 2007 ampliamos a las nuevas instalaciones actuales en Almassora. Hoy disponemos de una Factoría 1 con seis naves con un total de 1.800 metros cuadrados, y una Factoría 2 con dos naves y un total 2.000 metros cuadrados.

 

-¿Cuándo se decidieron por crear sus propias máquinas y abrirse en el mercado del embalaje?

Javier N.- Nosotros empezamos más dedicados al mantenimiento de máquinas, pero siempre tuvimos la ilusión de crear nuestros propios productos. En una feria a la que acudimos en Düsseldorf, en 2008, lo que vimos nos hizo ver las posibilidades que teníamos para estos desarrollos de maquinaria propia, que podían ir más allá de la cerámica, de la tecnología que había. Fuimos conscientes de las expectativas de negocio que se nos presentaba. Así que nos lanzamos el reto de crear nuestro propio Sistema Stretch Hood y la línea de embalaje completa…

 

-¿Podemos decir que ese viaje marcó un antes y después en su modelo de negocio?
Sergio Ll.– Desde luego fue un momento clave, porque nos dimos cuenta que, además de empresa de servicios, de apoyo a la industria, podíamos crecer creando, fabricando y desarrollando nuestras propias máquinas. Teníamos los conocimientos y la experiencia adquirida tras muchos años trabajando en el sector, además de la pasión que imprimimos a todo lo que veníamos haciendo. Lo teníamos todo a favor. No fue un paso fácil, nos costó muchos años hasta que creamos nuestra primera Stretch Hood. Pamesa nos adquirió aquella primera tecnología, y aun a día de hoy funciona a pleno rendimiento. Desde entonces prácticamente toda la industria cerámica tiene esta tecnología en sus  líneas de embalaje paletizado.

 

Y ahora, que se requieren mayores cotas en cuanto a sostenibilidad y reducción de consumibles y plásticos estas máquinas se justifican más porque aporta reducción de costes en cuanto al embalaje. Es más económico porque no utiliza gas, no requiere retracción por calor, ya que se basa en un film estirable que reduce el consumo de plástico.

Esto nos permite ayudar a nuestros clientes a ser más competitivos con ese ahorro de costes que, en las actuales circunstancias, no está nada mal.

 

¿Y después de fabricar la primera máquina Stretch Hood, cómo creció la empresa? 
Cuando Innova empezó a coger mucha fuerza, tanto a nivel nacional como internacional, en sistemas de embalaje, decidimos crear una nueva empresa para ampliar la línea de negocio. Así fue cómo en 2015 creamos Neospack, a tenor de la fuerte demanda que existía en el sector en cuanto a maquinaria semi-automática, servicios de mantenimiento… Neospack empezó con la finalidad de descargar a Innova de aquellos procesos que no tuvieran tanto que ver con las líneas automáticas de embalaje.

 

Sergio Ll.-Más adelante, Neospack empezó a crecer y además de fabricar sistemas de embalaje se especializó en la venta de consumibles. Así, en 2020 vimos que la unión de estas empresas en Innova Group nos podía dar más fuerza en el sector de embalaje, porque uníamos las sinergias necesarias para impulsar grandes proyectos y maquinaria a la medida de los clientes. Con esta unión ampliamos catálogo de sistemas de embalaje y, por otro lado, nos permitió optimizar recursos. Esta unificación nos ofrece mejoras importantes de cara a dar el mejor producto al cliente.

 

Aunque ustedes se mueven bien en el campo de la cerámica, su tarea abarca otras industrias…

Sergio Ll.- La cerámica siempre ha sido nuestro principal nicho de mercado y el sector que nos ha permitido crecer como lo hemos hecho. Esta industria y estas empresas tienen plena confianza en nosotros y en nuestra tecnología. Argenta, Pamesa, Porcelanosa, Grespania, Bestile, Rocersa, Esmalglass, Fritta, Colorobbia… por decir solo algunas y todas ellas compañías muy importantes, disponen de nuestra tecnología y siguen confiando en nosotros; pero es verdad que el embalaje es una industria que abarca otros campos. Cada vez crecemos más y llegamos a más sectores y a más países. Cualquier sector como Alimentación, Agroalimentario, Químico… también nos demanda nuestros productos.

-¿De qué manera ese know how adquirido en la cerámica les ha permitido llegar a otros sectores?

Javier N.- Una línea de embalaje automática suele ser muy estándar y adaptable a varios sectores porque nos dedicamos, sobre todo, a cargas paletizadas, por lo que cualquier empresa de cualquier sector puede demandar nuestros productos y servicios. El perfil de nuestros clientes son grandes empresas con una gran producción, porque son máquinas muy robustas, preparadas para trabajar los 365 días al año y a lo largo de 24 horas. Son sistemas de embalaje con grandes prestaciones, preparados para trabajar muy duro.

 

Sergio Ll.- En otros sectores, competimos sobre todo con italianos, franceses, alemanes… fabricantes de primer nivel mundial, que llegan a facturar diez y quince veces más que nosotros, con más de 50 años de experiencia. Hacerse un hueco en este entorno es muy complicado y solo se consigue si tienes detrás un gran equipo humano, montadores, programadores, diseñadores y, ante todo, por una apuesta constante por el I+D, porque como decimos, es algo que nos encanta.

Javier N.- Lo que nos gusta es… a un reto nuevo del mercado, una solución innovadora.

Sergio Ll.– Así es, lo importante es ver cómo diferenciarse del resto. Buscar siempre ese detalle que nos permita perfeccionar algo que ya existe o que podamos cambiar para mejorar lo que hay.

-¿Mercado nacional? ¿exportación?, ¿cuál es su principal mercado?

Sergio Ll.– Este último año -marcado por la covid-19- ha sido un 80% nacional, pero hay que decir que no todos los países han sufrido la pandemia de la misma forma. En España hemos visto una evolución muy grande en el sector de la cerámica, que ha invertido y se ha recuperado de una manera importante. Ese buen comportamiento del mercado nacional ha hecho que el peso de este mercado para nosotros haya sido clave en esta comparativa.

En Internacional, trabajamos en Iberoamérica a través de nuestra filial en México, además de contar con distribuidores en Brasil, Colombia, y otras zonas cómo USA, Europa y Norte de África. Vemos que según en qué mercados les está costando más superar la situación, por eso 2019 y 2020 han sido muy nacional para nosotros.

-¿Cómo les ha ido en este último periodo marcado por la pandemia?

Javier N.- Pues nos ha afectado como a todo el mundo, pero no dejamos de trabajar. Eso sí, el teletrabajo nos ayudó bastante a superar los peores momentos. El primer semestre del 2020 fue de un parón casi total, pero en la recta final la cosa cambió radicalmente.

 

-Pero a la vista del reconocimiento como Premio Pyme Innovadora, no parece que les haya ido nada mal…

Sergio Ll.– Salimos muy reforzados. Constituimos Innova Group, lo unimos todo, con trabajos al unísono. Logramos ese equilibrio de saber compaginar la flexibilidad laboral con la necesaria atención permanente y continuada a nuestros clientes. Y es verdad; fue un año en el que logramos el Premio Pyme Innovadora y el Premio a las buenas prácticas en Recursos Humanos… A todos nos gustan que nos valoren el esfuerzo y más en un año tan difícil como éste.

-¿Qué es la I+D+i para Innova Group?

Sergio Ll.– Es fundamental. Nuestra competencia es muy fuerte y realizan grandes inversiones. Hacernos un hueco es muy difícil, pero queremos estar siempre ahí. No podemos esperar a ver qué es lo que hace nuestra competencia, tenemos que ir por delante sin miedo al error… y es algo que tenemos que asumir con nuevos retos que nos permita estar a la vanguardia. Sabemos que ése es el camino. Invertimos en nuevos desarrollos, en investigar constantemente las necesidades de nuestros clientes, las tendencias…

Javier N.- Es importante ponernos del lado de los clientes, acortar los plazos. La clave es cómo compaginar esa I+D con la demanda diaria de los clientes, contar con personal especializado… es un punto importante porque el día a día te absorbe y la producción está por encima de todo, pero paralelamente tenemos que dedicar recursos para el I+D porque eso es lo que nos proyectará en el futuro.

El que no da un paso todos los días en I+D+i no puede pensar en el futuro. En Innova Group tenemos muy claro que la innovación, el desarrollo, la investigación… es lo que nos proyecta a un futuro que ya está aquí.

-La industria cerámica ha ampliado y diversificado enormemente su producto en los últimos años. Es el caso de los formatos XXL, por poner un ejemplo. ¿Cómo les ha afectado a ustedes que están especializados en ese final de línea?

Sergio Ll.– Trabajamos mucho en el desarrollo de cargas pesadas. Lo hacemos con los nuevos paletizados para poder dar solución a algo que preocupa mucho a nuestros clientes, como pueden ser los elevados costes. Intentamos que esas cargas y esos paletizados ayuden a las empresas a evitar sobrecostes.

 

Javier N.- Así es, las máquinas cada vez son más grandes y complejas, evolucionan y se hacen no solo por la demanda que nos marcan los clientes, sino que tenemos que ir por delante aportando soluciones presentes y futuras.

 

-¿Y qué me pueden decir de los perfiles profesionales y de la existencia o no de esos perfiles en el actual mercado?

Sergio Ll.-Es una de las claves que siempre tenemos muy en cuenta. Es fundamental para nosotros contar con perfiles potentes y digamos que tenemos la suerte de contar con un personal muy cualificado. Para nosotros es muy importante hacer cantera. Tenemos que decir que contamos con bastante personal que comenzó a vincularse con nosotros a través del periodo de Prácticas, tanto desde FP como del ámbito universitario de la UJI, que han crecido con la empresa y que hoy ocupan puestos de responsabilidad.

Estamos orgullosos de esto porque creemos que es una parte importante en nuestra empresa. Este equipo de Recursos Humanos se mueve a diario, incluso con continuas entrevistas a técnicos, electromecánicos, diseñadores… no paramos.

-Ustedes en realidad son Industria 4.0, ¿cuál es su aportación a este fenómeno en el tejido productivo?

Sergio Ll.– La Industria 4.0 hace referencia sobre todo a la información. Ya no se trata de máquinas, sino de máquinas que disponen de una información precisa. Cuando hablamos de Industria 4.0 hablamos de aprovechar esa información para disponer de datos que luego nos permitan tomar la mejor solución en cada caso con el objetivo de ser más eficientes, más competitivos…

Una máquina no interconectada es como tener un ordenador sin internet. Por sí mismo, este ordenador sirve porque puede hacer muchas cosas, pero al no estar interconectado sus aplicaciones son muy limitadas y no se le saca todo el partido que tiene. Las máquinas conectadas suponen un paso más allá, determinante, ya que se dispone de información y ésta es compartida, por lo que las posibilidades son infinitas.

Javier N.- Todas nuestras máquinas están conectadas. La información es cada día más demandada porque todos clientes quieren saber cuánto y cómo consumen, el tiempo de embalaje, cuánto producen… es decir, son datos valiosos que nos permiten tomar decisiones que repercuten de manera significativa y muy positiva en el resultado final.

 

-Cuáles son sus principales objetivos y previsiones a futuro?
Sergio Ll. y Javier N.- [coinciden en señalar] Nuestro objetivo es crecer como empresa, internacionalizar cada vez más, abrirnos a nuevos sectores y países.

 

Javier N.- A nivel interno, crecer en instalaciones y, a nivel de producto, hay varios proyectos con distintos plazos con la finalidad de llegar a otros sectores que, aunque tienen similitudes, requiere máquinas muy diferentes entre sí, según a qué ámbito de la industria están destinadas.

 

Sergio Ll.- En nuestro propósito siempre ha estado INNOVAR y de ahí que sea tan importante nuestro departamento de I+D que, como hemos remarcado, es clave para nosotros y para Innova Group.

close

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Seleccionar idioma:

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.