Spanish Ceramic Technology

Descubre la planta piloto para la transición al hidrógeno verde en el azulejo

El consorcio europeo que pretende poner en marcha la primera planta piloto para la transición del gas natural por el hidrógeno verde en la industria cerámica, con su implantación en pleno triángulo azulejero castellonense, prevé estar listo en 2024, con la puesta en marcha de un electrolizador alcalino presurizado de 100 MW de tecnología alemana.

El proyecto Orange.Bat conlleva una inversión total que ronda los 120 millones de euros. Su objetivo es marcar el camino para la descarbonización total de un sector industrial de uso intensivo en energía y CO como es la fabricación de baldosas, las fritas, los esmaltes y colorificios cerámicos en su reto por ir sustituyendo el gas natural como principal fuente de energía y apostar por el hidrógeno verde.

En este proyecto hay 26 usuarios finales industriales de la industria cerámica castellonense, junto con las dos asociaciones que representan a todo el sector, como es Ascer y Anffecc. En la actualidad esta iniciativa se ha presentado a la convocatoria del Pacto Verde de la UE, donde se  espera obtener los fondos suficientes para su puesta en marcha.

Quién está detrás del proyecto

Este grupo, que cuenta además con la participación además del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) y la Universitat Jaume I de Castellón (UJI) entre otras entidades, está liderado por Etra, del grupo ACS, y cuenta con estructura financiada por Smartenergy, que implementa la tecnología de la empresa Sunfire, además de contar con el asesoramiento técnico de Enel Green Power para la producción de hidrógeno verde. También agrupa, como socios de investigación, al ITE (Instituto Tecnológico de la Energía), además de contar con el apoyo institucional estratégico de la Generalitat Valenciana, que forma parte de este consorcio. Los copropietarios del proyecto lo forman la multinacional Enel Green Power a través de su filial española, junto con Smart-Energy Group, y será la encargada de suministrar electricidad renovable, necesaria junto a recursos hídricos para la producción de este hidrógeno.

Para la puesta en marcha de este proyecto se cuenta con  actores industriales, empresas de inversión, centros de investigación, organismos institucionales y el grupo de compradores de la industria cerámica para el hidrógeno que se proyecta producir, según informaron este viernes fuentes de las empresas impulsoras a través de un comunicado. Orange.Bat prevé cubrir toda la cadena de valor de esta industria, desde la generación y el almacenamiento de hidrógeno verde, no solo su consumo, sino también su distribución a los consumidores finales.

En la elección del triángulo de la cerámica para implantar este laboratorio ha sido determinante la fuerte concentración de una industria gasintensiva, una de las más potentes de Europa, ya que aglutina el 95% de la producción azulejera española, prácticamente la totalidad de los esmaltes y está detrás del 33% de las emisiones de CO2 de la Comunitat Valenciana.

Electrólisis con una vida útil de 20 años

La empresa alemana Sunfire suministrará la tecnología de electrólisis alcalina con la que viene trabajando y que destaca por su fiabilidad, además de alcanzar un tiempo de ejecución notable de más de 90.000 horas de funcionamiento, según se especifica en el comunicado emitido por las empresas promotoras. Además, funciona a una presión de trabajo de hasta 30 bares sin necesidad de compresión aguas abajo y tiene una vida útil probada de más de 20 años.

“Etra cree que el hidrógeno verde se convertirá en una herramienta muy poderosa para que Europa logre sus ambiciosos objetivos de descarbonización, especialmente cuando se trata de sectores industriales de uso intensivo de energía, como el sector de la cerámica”, según señala Antonio Marqués Moreno, director de Tecnología e Innovación de Etra y coordinador de Orange.Bat.