«Cumplir 70 años es un logro para Talleres Cortés, pero hasta aquí solo se llega si trabajas día a día»

La empresa Talleres Cortés, fundada en 1951 por Juan Bautista Cortés Prades y especializada en maquinaria y moldes cerámicos, da hoy empleo en su sede situada en la localidad de l’Alcora a 35 trabajadores, más 14 en su planta de Perú, que atiende a buena parte del mercado americano. Hoy esta empresa familiar se encuentra en manos de su tercera generación, con Juan José Emilio al frente de un negocio que es referente en el sector y que ha hecho de su larga experiencia, la cercanía, el celo profesional y el trabajo diario su principal tarjeta de visita.

 

En su imponente sede de l’Alcora, de 4.000 metros cuadrados construidos sobre una parcela de 10.000, Talleres Cortés rezuma aún ese carácter familiar que impregnó su fundador y sus tres hijos –Vicente, Juan y Carmen– y cuyo legado hoy gestiona los hijos de los dos primeros -Emilio y Juan-. Ellos tomaron las riendas de este negocio para acreditarlas como  una de las empresas familiares más longevas de la provincia de Castellón.

 

Juan José –Juanjo– y Emilio crecieron, como todos los de la saga Cortés, en la vivienda familiar que tenían encima del taller, que entonces estaba situado en pleno casco urbano. Las tres viviendas eran, de este modo, el hogar de los tres hijos del fundador y, ya desde pequeños, nuestros protagonistas conocieron el día a día del negocio. Criados en el sonido de las máquinas, las fresadoras, el seco golpe de los martillazos llegaron a ser como esas campanas que van marcando el paso del tiempo…

-Díganme, qué hitos más significativos destacarían de la larga andadura de Talleres Cortés…

 

Juan José Cortés.- Lo más importante que nos ha ocurrido en todo este tiempo ha sido poder seguir abiertos y trabajar como lo estamos haciendo actualmente [risas]. Es un logro, sin duda. Y digo esto porque algo habremos hecho bien cuando hemos llegado hasta aquí después de 70 años, trabajando como lo venimos haciendo, con un personal como el que tenemos, con una plantilla consolidada… es verdad que llegar hasta aquí es todo un logro, al alcance de pocos, pero no lo hubiéramos conseguir de no haber trabajado día a día como lo hemos hecho. Hay que remarcar que este año ha sido un gran año y podemos decir que estamos ante el mejor de nuestra historia.

 

Emilio Cortés.- Me quedaría con el carácter pionero de nuestros antecesores y un valor importante que caracteriza a la empresa, que ha sido el interés por la mejora constante y la experiencia que hemos aportado al sector. Hemos logrado consolidar un gran equipo de profesionales que son los que ayudan a que una empresa salga adelante, crezca y supere todos los obstáculos que van saliendo por el camino. Hay ramas como las ingenierías, mecánicos… que puedes encontrar con relativa facilidad, pero en la matricería suele haber carencias. Es aquí donde hemos cosechado grandes logros, en formar buenos equipos. En este caso no hablaría de hitos, sino de una filosofía permanente en continuar con ese carácter emprendedor e interés en aportar soluciones en cada momento a lo largo de estos años.

-¿En qué mercados trabajan?

 

E. C.- Trabajamos sobre todo en el mercado nacional, aunque tenemos también presencia internacional. Hay que decir que la exportación la concentramos en Perú, en la planta que tenemos allí y que nos atiende a toda Sudamérica, principalmente Argentina, Ecuador, Colombia, Bolivia, entre otros muchos países. Nosotros desde aquí atendemos la demanda nacional. Es verdad que suele haber pedido desde Turquía, Marruecos, etcétera… tenga en cuenta que llevamos desde hace 25 años exportando y, por ejemplo, ya atendíamos a la zona del Magreb… pero hoy en día estamos muy volcados en el mercado nacional, que es muy activo y donde se nos conoce muy bien.

-¿Cómo han visto la evolución del sector a lo largo de este tiempo?

 

J. J. C.- Si el sector cerámico ha evolucionado y ha creado nuevas necesidades, nosotros hemos tratado de aportar siempre soluciones. Hemos ido de la mano siempre con aquellos clientes que nos han necesitado en cualquier momento. Es decir, a nuevos retos técnicos, nosotros hemos dado soluciones técnicas e inversiones. Es un proceso de mejora constante.

 

E. C.- Es así. Y como ejemplo lo tenemos este último año con la pandemia. Hemos realizado la inversión más grande de nuestra historia en maquinaria a raíz de las necesidades que se nos iban planteando, por la propia inercia que nos marcaban nuestros clientes. Aquí el secreto no es otro que tratar de atender esas necesidades a las que estamos obligados a satisfacer y siempre hemos demostrado que nos gusta aportar en positivo. Si mis clientes apuestan por crecer y me piden… tengo que estar ahí, junto a ellos, ya sea en formato grande o pequeño. Lo que no podemos es decirles lo que tienen que hacer a tenor de las máquinas que uno tiene. Eso no funciona así.

 

J. J. C.- Además, nosotros siempre hemos optado por la prudencia ante lo que pueda venir; a veces las cosas vienen rodadas, pero otras veces se complican. Nosotros trabajamos con la necesaria prudencia que hay que tener para afrontar con garantías cualquier contingencia; pero siempre estando de la mano de nuestros clientes. Crecer está muy bien, pero mantener y asegurar tu posición es el mayor éxito.

-¿Qué me puede decir que son los aspectos que diferencian los productos y servicios de Talleres Cortés con respecto al resto del mercado?

 

E. C.- El aval de 70 años es un aval importante, pero eso no es bastante si no tiene un buen producto, que es muy especializado; es también muy importante el servicio, la asistencia personalizada… realmente a nuestros clientes no tenemos que explicarles qué hacemos y quiénes somos porque nos conocen a la perfección. Esa relación de años, de muchos años, es nuestra principal tarjeta de visita y los nuevos clientes vienen porque saben que les ofrecemos todas las garantías y ese servicio y atención personalizada que, en gran medida, tiene mucho que ver con una relación que combina muy bien el aspecto profesional y personal. Esto es un factor clave.

 

J. J. C.- Efectivamente, Emilio lo ha explicado. Y sí, nuestra gran fortaleza puede ser el servicio. Porque, por lo demás, quien hoy en día no tiene buen producto o la experiencia, sencillamente, no está en el mercado.

-¿Cómo les ha ido a lo largo de esta pandemia? ¿Les ha trastocado mucho en el plano operativo y en el balance de resultados?

 

J. J. C.- Pues la verdad es que solo nos ha afectado en aquellas dos semanas de cierre total, como nos afectó a todos. Por lo demás, hemos trabajado con normalidad.

 

E. C.- Prácticamente se logró facturar lo mismo que un año antes, unos 6 millones de euros de los que 1,2 millones corresponde a exportación. A lo largo del periodo de 2020 tuvimos momentos de bajadas, pero que fueron compensadas con otras de subida. El último trimestre fue muy bueno y ahí empezó todo a subir. Por lo demás, hay que señalar que con el esfuerzo personal de cada uno de los empleados hemos conseguido tener una incidencia del virus muy baja en la empresa.

-¿Mantienen a clientes de toda la vida? ¿van ampliando cartera?

 

E. C.- Efectivamente, se mantienen los mismos clientes con los que hemos venido trabajando desde hace muchos años. Y, afortunadamente, a éstos se van incorporando otros nuevos. Tenemos clientes de hace varias décadas y aún siguen ahí con nosotros. Reitero que el gran valor nuestro es el servicio muy personalizado que ofrecemos, las 24 horas los siete días a la semana. Y eso es clave ya que nuestros clientes nos pueden necesitar en cualquier momento y tenemos que estar listos para atenderlos. ¿Qué ocurre? Pues al final lo que se crea es una relación de amistad, de plena confianza, entre los clientes y nuestros técnicos. Esto es algo a lo que damos un enorme valor.

-Han hablado de la formación y de lo mucho que Talleres Cortés ha aportado al sector en este ámbito…

 

E. C.- Los profesionales los tienes que formar tú. En tantos años como nosotros llevamos en esto hemos probado todo. Lo que mejor nos ha ido es apostar por los técnicos que tienes, los formas de manera continuada y el resultado es evidente.

 

J. J. C.- Hemos incorporado en este tiempo a chavales muy jóvenes, de 16 años incluso que han encontrado en esta profesión una salida laboral. Siempre de lo que hablamos es de la figura del aprendiz, que es clave para este tipo de empresas.

E. C.- En Talleres Cortés se ha dado siempre la posibilidad de aprender una profesión y al final quienes un día se incorporan se convierten en muy buenos profesionales de este sector. Hemos sido, se lo aseguro, una auténtica academia de formación. Se habla mucho de esa educación dual y creemos que es un factor muy interesante ya que, por un lado, se da a los chavales la oportunidad de lograr una salida profesional y, por otro lado, con el tiempo, dotar a las empresas de personal cualificado, como así ha venido sucediendo en nuestra empresa.

-¿Qué es designscortes.com?

E. C.- Pues es la primera tienda de on line en la que se puede adquirir diseños para moldes cerámicos. A través de designscortes.com se ofrece un amplio catálogo de servicios con diseños exclusivos, a través del cual se pueden realizar compras y recibir los pedidos. Disponemos de nuestro propio departamento de diseño para ofrecer las mejores soluciones y, del mismo modo, agilizar los procesos de diseño y fabricación.