Chumillas: «Trabajamos en perfeccionar nuestras simulaciones para traducirlas en innovación»

CHUMILLAS TECHNOLOGY, empresa de Vila-real líder en maquinaria cerámica, afronta el panorama actual con la innovación como su gran apuesta de valor pero con la garantía de una experiencia de 40 años que les avala. Esta empresa familiar capitaneada por su fundador Prudencio Chumillas y sus dos hijos David y Carlos, CEO y CTO de la compañía respectivamente, ha consolidado su crecimiento a pesar de la pandemia y ya roza los 90 empleados con un negocio diversificado entre sus dos grandes patas: el sector cerámico y más recientemente, el sector de las plantas termosolares. Ahora cuentan a Plaza Cerámica cómo han afrontado la pandemia y qué expectativas tienen para 2022.

 

Han participado en el montaje de plantas termosolares a nivel mundial como en Dubái o Chile, ¿qué proyectos tenéis actualmente en este sector y en qué consiste vuestra participación?

 

Carlos: Nuestra participación consiste en el manejo, molturación, transporte y dosificación de la sal. Junto con otra empresa familiar de Bilbao fundimos las sales que se almacenan en unos tanques y tienen un alto poder calorífico. Una vez fundidas, alcanzan los 330 grados y pueden almacenar calor durante horas. De esta forma, conseguimos que durante el día sea rentable producir con energía fotovoltaica y, por la noche, será muy rentable producir con la termosolar.

 

Hace un par de años se abrió una ventana de renovables, pero se apostó por la energía fotovoltaica porqué es más barata. Sin embargo, la fotovoltaica no tiene capacidad para producir energía de noche. En esta nueva ventana van a fijarse en las necesidades del mercado y, aunque esta energía (la termosolar) es más cara, sí que es capaz de producir energía de noche.

 

– Esto podría suponer una revolución del modelo energético ahora que se está debatiendo recuperar la soberanía energética e incluso Francia quiere apostar por la energía nuclear…

 

Además, este mix se podría implementar en plantas fotovoltaicas ya existentes.

 

– Esta vía de negocio de las energías renovables está ganando peso en su compañía, ¿qué porcentaje representa?

David: Es una línea de negocio más de las que tenemos y sí, ha cogido peso. Después del sector cerámico, que es la primera vía de CHUMILLAS TECHNOLOGY podríamos decir que la termosolar es la segunda con más peso.

 

– Hablando del sector cerámico, ¿cómo ha sido la recuperación de la actividad tras la pandemia? ¿Cómo lo han vivido en CHUMILLAS TECHNOLOGY?

 

David: Veníamos de unos años buenos, por el 2015, donde el sector empezó a recuperarse de la crisis anterior y veníamos de un semestre en el que se estaban relajando un poco los indicadores de crecimiento del sector cerámico. Fue entonces cuando llegó la COVID-19 y fue un parón a nivel mundial. De repente, todas las inversiones se paralizaron durante tres o cuatro meses hasta saber realmente qué estaba pasando. Durante los meses más duros del confinamiento mantuvimos el ritmo de trabajo porque teníamos muchos proyectos anteriores que no se cancelaron. Pero sí que fue un poco sorprendente que nada más salir del Estado de Alarma el sector cerámico empezó a invertir más de lo que tenía previsto, incluso proyectos que estaban programados para 2022 se han realizado en 2021. Ha sido un crecimiento brutal y la perspectiva en 2022 sigue siendo el mismo ritmo de crecimiento.

Carlos: En la época covid suplimos la bajada del sector cerámico con el aumento de nuestros clientes del sector de la alimentación y el sector químico. Nada más salía de la línea de producción se cargaba directamente en el camión porque existía una demanda de producto. Esto nos ayudó a suplir la incertidumbre que había en el sector cerámico.

– ¿Cuál ha sido el balance del 2020 a nivel de facturación?

 

David: El 2020 estaba siendo un buen año hasta que llegó la pandemia, porque durante la COVID-19 hubo unos seis meses en los que la facturación cambió radicalmente, pero gracias al hecho de estar presentes en otros sectores como el alimentario o el químico pudimos cerrar el ejercicio en números positivos y mantener todos los puestos de trabajo. No hemos aplicado ningún ERTE, ni reducciones de jornada. Ahora en 2021 hemos vuelto a estar en números precovid y con constante crecimiento a nivel de recursos. Nuestro objetivo en los próximos años es afianzar ese crecimiento tanto a nivel nacional como internacional.

 

– ¿Ese crecimiento también se ha traducido en un aumento de plantilla para poder abordar más proyectos?

 

David: Ahora mismo tenemos alrededor de 90 empleados y superamos la veintena de ingenieros. Hemos crecido a nivel de recursos y profesionalizado cada área empresarial.

Carlos: Hemos aprovechado la pandemia para perfeccionar nuestro know-how. Además, la puesta en marcha de nuestro laboratorio de investigación TechLab también ha posibilitado ese crecimiento de la plantilla.

 

-Además han hecho una inversión potente desde finales de 2018…

Carlos: Sí. Precisamente, uno de los objetivos es el de perfeccionar las simulaciones que realizamos para analizar lo que luego se traduce en la innovación que presentamos en nuestro laboratorio de investigación TechLab.

 

-El proyecto de TechLab ha sido realmente pionero en su sector ¿Qué balance hacen de estos dos años de TechLab?

David: A nivel provincial puede que seamos los únicos que ofrecemos este servicio porque otras empresas montan algunas piezas, pero no todo el proceso.

 

Carlos: Muchos clientes nos dicen que para encontrar algo como TechLab tienen que irse al extranjero. En primer lugar, nos ha servido para desarrollar lo que el departamento de I+D+i había planteado. Pero además, han venido clientes a hacer pruebas y esas pruebas se han materializado en encargos directos. Luego hay clientes que nos han encargado proyectos porque tienen la seguridad y el respaldo de tener un ‘banco de pruebas’ para precisamente comprobar si esa tecnología se adapta a sus necesidades.

 

Prudencio: También hacemos muestras para que los clientes vean de forma tangible el resultado de sus ideas. Productos que son complicados y que el cliente se pregunta si es viable o no y cuando vienen y ven en TechLab que lo hemos podido realizar…

 David: se trata de descubrir nuevos productos, ver cómo se comportan y si la maquinaria que tenemos o la que queremos desarrollar se ajusta a lo que están buscando. Es una forma real de comprobar que lo que quieren se puede conseguir sin arriesgarse a montar una planta millonaria y que luego no de el resultado que esperan.

 

-Ahora que la industria camina hacia la transformación digital y hacia la búsqueda de soluciones de bajo impacto energético, ¿cuál dirían que es su proyecto estrella? ¿Qué les están solicitando los clientes actualmente?

 

David: A nivel de transición energética nuestros procesos no son grandes consumidores de energía como lo pueden ser por ejemplo los hornos o los atomizadores. Sin embargo, llevamos años enfocados en lo que es la industria 4.0. para tener un control real de lo que es el proceso productivo. Gracias a esto el cliente puede obtener datos para ser más eficiente.

Carlos: Ahora el cliente nos pide sobre todo que su fábrica sea un showroom, principalmente los clientes de gran formato, que son los más exigentes a nivel de estética y pulcritud. Se da mucho valor a que la instalación no solo funcione, sino que sea eficiente, estética y funcional.

 

-¿Están viendo un cambio de mentalidad en las demandas de los clientes a raíz de esta corriente de apostar por la innovación, la digitalización y la sostenibilidad?

Carlos: Sí, nuestros clientes quieren productividad y cumplir con los más altos estándares de calidad, porque sus propios clientes les requieren en la medida de lo posible generar residuo 0.

 

-¿Cómo afrontan 2022? ¿Qué hitos a nivel de producto van a abordar?

Gracias al buen hacer de estos cuarenta años y a la estructuración interna que hemos abordado, nos han permitido que nos lleguen grandes proyectos que suponen un reto de ingeniería. Para el 2022 establecemos el objetivo de reforzar nuestra presencia en mercados internacionales.

Carlos: Los grandes clientes cada vez confían más en el made in Spain. Estamos encontrando cada vez más aceptación y fidelidad porque los clientes saben que no necesitan irse a Alemania o Asia para encontrar esa tecnología.

David: El año pasado gracias a nuestro equipo de I+D conseguimos patentar COLORJET 20, una máquina de coloración en seco que mezcla atomizado con pigmento sin la intervención de elementos mecánicos y que ha tenido una gran aceptación entre los clientes.

 

– Y ya para terminar, ¿estarán presentes en Cevisama prevista ya para junio?

David: Sí, estaremos presentes y ofreceremos las últimas tecnologías y mostraremos el avance a nivel de ingeniería de todos los proyectos que hemos realizado. Esperemos que puedan venir clientes internacionales, aunque todavía no sabemos cómo se desarrollará la feria por la pandemia.

-¿Se plantean asistir a otras ferias?

David: Estaremos también en Exposólidos, y nos estamos planteando la asistencia a ferias internacionales como Tecna en Italia.