Azuliber, primera planta con la impresora digital cerámica EFI Cretaprint Hybrid

La pasada edición de Cevisama 2020, EFI Cretaprint Hybrid fue galardonada con un premio Alfa de Oro por su funcionalidad tanto con tintas cerámicas acuosas como las actuales de base solvente.

Desde hace más de un año, la primera impresora con tintas base agua de EFI Cretaprint se instaló en Azuliber a modo prueba y, en estos momentos, ya se encuentra operativa dentro de la línea de fabricación regular de la planta ubicada en l’Alcora.

En palabras de Fernando J. Tomás, director general adjunto de Impresión Industrial en Materiales de Construcción de EFI, compañía adherida a Asebec, «desde el punto de vista de desarrollo tecnológico, para nosotros es fundamental presentar soluciones probadas en un entorno tan exigente como son las líneas de fabricación de azulejos».

Adaptación progesiva

Tomás explica que «el denominado enfoque híbrido se fundamenta en facilitar a nuestros clientes del sector cerámico la adopción de la nueva tecnología de un modo paulatino, confortable, seguro y con una curva de aprendizaje a demanda».

Por parte de Azuliber, su director comercial, Fernando Palomo, revela que «cuando EFI nos propuso esta nueva tecnología tuvimos claro que queríamos probarla». «Ahora puedo decir con máxima claridad que funciona: hemos producido modelos existentes con las nuevas tintas base agua sin ningún incidente y con un producto final perfecto».

Un desarrollo más sostenible

EFI Cretaprint Hybrid incluye tanto el esmaltado digital como la decoración con fluidos de naturaleza acuosa. Uno de los impulsos para la cristalización de esta tecnología es la mejora del impacto ambiental del proceso de fabricación cerámica. Ello se consigue tanto por la vía de reducción de los recursos utilizados (esmalte, agua y energía) como por la reducción de emisiones y otros desperdicios.

Azuliber ha implantado diversas iniciativas ambientales como ser la primera azulejera con circuito cerrado de agua, la cogeneración de energía eléctrica y el reciclado de residuos sólidos. De hecho, la firma es productora de energía eléctrica (25.600 kb/h) por cogeneración con aprovechamiento de los aires calientes de la turbina en los atomizadores. Asimismo cuenta con un ciclo de reciclaje completo, ya que presta un servicio de recogida y reutilización de lodos y suspensiones cerámicas a más de 30 empresas del sector que alcanza los 187 millones de kilos anuales.

Innovación aplicada

Según explica Fernando Tomás, «tras el desarrollo de EFI Cretaprint Hybrid existen motivaciones importantes como son el impacto ambiental y las ventajas técnicas que derivan de una mejor integración físico-química de los materiales depositados en la decoración de azulejos. Sin embargo, desde nuestra empresa entendemos que una tecnología solo es masiva, es decir, solo acaba implantándose cuando demuestra ser efectiva en costes».

En suma, «ello es lo que demuestra la utilización de Azuliber de la tecnología EFI Cretaprint Hybrid en su producción regular: se trata de una solución robusta y eficiente que obtiene excelentes resultados en muchos productos cerámicos más allá de las piezas o azulejos de gran formato», refleja Tomás en el artículo de El Periódico del Azulejo.

A lo largo de su trayectoria iniciada en 1972, Azuliber se ha significado por su apuesta por la innovación tecnológica. En la última edición de Cevisama, la azulejera de l’Alcora obtuvo su tercer Alfa de Oro por la creación de un composite cerámico-polimérico con funcionalidades avanzadas de absorción de sonidos, un desarrollo propiciado junto a Neos Aditives y Bestile. El director comercial de Azuliber, Fernando Palomo, argumenta que «creemos en las posibilidades técnicas y decorativas del azulejo y estamos orgullosos de formar parte del clúster de Castellón que lidera un producto de valor añadido y cada vez más competitivo».