«El valor de Asitec está en su inventiva, su talento para huir de lo rutinario y dar soluciones al cliente»

Si bien el clúster cerámico castellonense -que aglutina al 95% de la industria azulejera española en apenas unos pocos kilómetros en la provincia de Castellón- no es posible entenderlo sin el papel de las empresas que lo han hecho posible, también es un fenómeno difícil de explicar sin los nombres propios que lo han impulsado a pie de máquina. Sin duda, uno de esos nombres es Juanjo Barreda Ferrando, fundador e impulsor de Asitec Ceramic, una empresa puntera hoy en soluciones de ingeniería para los diferentes procesos productivos cerámicos.

 

Más de cuatro décadas en la dirección técnica de empresas, lleva a gala conocer bien el lenguaje de la maquinaria que hace mover todos los resortes de la industria en cada una de sus diferentes etapas de producción. Al frente de Asitec y maestro tanto del diseño industrial como de una generación de técnicos cerámicos, Juanjo Barreda encabeza una empresa que emplea hoy en su sede de Onda a 34 trabajadores y que ha venido creciendo anualmente en torno al 34% en cada ejercicio. Todo gracias al conocimiento que aporta al sector en un continuo derroche de «imaginación e inventiva en esa búsqueda constante por dar las mejores soluciones a sus clientes», tal como él mismo señala durante la entrevista concedida a Castellón Plaza. En la actualidad, Juanjo Barreda es en sí mismo un laboratorio de ideas y uno de esos privilegiados cerebros que se salen de la burbuja de lo cotidiano, siempre en una órbita constante hacia la fabricación de las soluciones que requiere ese clúster en el que, desde hace décadas, se mueve como pez en el agua.

-Hábleme de los inicios de Asitec…

 

Pues esta empresa la creé tras un largo periodo de aprendizaje en la industria cerámica, empezando como operador, mecánico, responsable de sección y dirección técnica, todas estas, desarrolladas en varias empresas del sector cerámico español, a lo largo de 25 años. En noviembre del año 2007 nació Asitec Ceramic, al principio de la peor crisis conocida por todos. Asitec se encuentra en el polígono industrial El Colador de Onda, concretamente en las  instalaciones de SMC Beltrán y propiedad de Asitec desde el 2018. Los inicios no fueron fáciles e incluso tuve que buscar salida en otras facetas como fue la distribución de periódicos. Así [ríe], implanté en la provincia las primeras máquinas de reparto automático de prensa y revistas, en un formato vending que hasta entonces aquí no se conocía. Pese a mis conocimientos adquiridos durante muchos años en todos los procesos productivos cerámicos, y a mi contrastada capacidad, reconozco que al principio, me costó que el sector reconociera mi capacidad y mi labor durante tres décadas en el sector cerámico.

 

-¿Y qué momento fue clave para despegar?

Pues siempre lo digo y es justo reconocerlo. Fue clave la llamada de Vicente Bagán, CEO de Esmalglass-Itaca. Me encomendó un trabajo de asistencia técnica en Egipto porque sabía que podía dar la solución que requería el encargo. Todo fue muy bien y posteriormente seguí encargándome de otros trabajos. También fue un tiempo en el que me llamaron desde Talleres Cortés para otras tareas y así dirigí mi actividad hacia lo que realmente me gustaba y a lo que creo que estoy más capacitado, que es la producción en la industria cerámica en su conjunto. A partir de ahí, en 2011 tras la incorporación de Armando Trilles al proyecto como delineante y como persona de confianza, empezamos a crecer, comprando la empresa Espenta Tallers que fue el principio físico de este gran proyecto. Eso sí, he tenido que viajar mucho por todo el mundo aportando las soluciones que creía en cada momento. También es verdad que los cambios de formatos, el diseño, la tecnología… nos llevaron a situarnos con una empresa necesaria en el sector, precisamente por el valor que le damos a la I+D+i, tan básica para esta industria.

 

-¿Cuál cree que es la principal fortaleza de Asitec?

Sobre todo el equipo humano que compone la empresa, los conocimientos, la capacidad de imaginar, inventar, de salirnos de lo rutinario, la capacidad que tenemos en cuanto al diseño, de crear máquinas dirigidas a aportar soluciones concretas… Todo eso hace que nos ganemos la confianza de nuestros clientes. Esa confianza en lo que hacemos es la clave de todo, pero ésta no se regala. Hay que trabajarla con mucho esfuerzo y con la creatividad necesaria que permita resolver los problemas que la industria cerámica se encuentra cada día. Y esta inventiva nuestra le permita encarar sus retos de futuro con las mayores opciones de éxito.

 

Por otro lado, debo subrayar que somos la única empresa de nuestro sector que ofrece una garantía de un año, lo que nos permite ganarnos no solo la confianza y la tranquilidad de nuestros clientes, sino que afianzamos la durabilidad de todo lo que hacemos. Para nosotros no hay nada más importante que satisfacer a los clientes y para eso ponemos nuestros conocimientos teóricos y técnicos a su servicio.

 

-¿Cómo llegó usted al sector, cómo fue su periodo de formación?

Pues a través de la FP de mecánica y electrónica, que me ayudó a formarme en estos campos para lo que vendría en el futuro. Compaginar el trabajo y los estudios entraña dificultades, y necesité una válvula de escape, que encontré en el fútbol que es mi otra pasión [vuelve a reír].

 

-Usted siempre habla de lo importante que es para Asitec la asistencia técnica…

Así es. La asistencia técnica es un pilar básico de nuestro negocio. Tenemos un contacto permanente con nuestros clientes y disfrutamos aportando soluciones. Tengo que decir que los problemas que se suelen dar en la industria, por lo general, son problemas que ya se han dado antes y, por mi larga trayectoria en el sector, ya he tenido que hacerles frente alguna vez. Por lo que la experiencia siempre es un factor positivo. Conozco perfectamente todos los procesos industriales y esto me permite diseñar y preparar máquinas útiles para dar eficaz respuesta a nuestros clientes.

 

-¿Puede decirse que usted, además, dispone de un laboratorio de ideas? Hábleme de él.

Pues lo primero que tengo que decir es que el gran laboratorio está en la imaginación y la necesidad. A partir de ahí es donde se genera todo. Eso sí, después tenemos una oficina técnica muy potente con cinco ingenieros, en la que trabajamos en todo aquello que vamos creando. Puede decirse que nuestra principal herramienta es la imaginación, la inventiva, la capacidad de crear, no solo es aplicar el conocimiento adquirido, sino de ir más allá y darle la vuelta a todo lo que nos haga ser diferentes, y sobre todo, escuchar las necesidades, inquietudes y consejos de los clientes. Es decir, una empresa puede crear un bólido de Fórmula 1, pero necesita de un buen piloto y escuchar a los mecánicos, además de disponer de los conocimientos precisos para sacarle el máximo rendimiento a este bólido. Y más allá de los clásicos manuales, la mente es todo un laboratorio que hay que saber explotar.

 

-¿Y a qué parte de los procesos productivos llega con Asitec?

Pues a todos en su conjunto. Estamos desde el principio hasta el final de la cadena productiva en la cerámica, en la fabricación de baldosas cerámicas, en las empresas esmalteras… La capacidad de crear, de imaginar, de inventar… no conoce límites. Somos profesionales, digamos, multifaceta. ¿Por qué ponerse fronteras cuando los conocimientos pueden ser aplicados en el proceso global de la industria?

 

-Y en cuanto a su mercado… ¿nacional? ¿internacional?

Pues digamos que varía entre un 40% exportación y 60% nacional. Estamos muy volcados en el mercado nacional por la gran actividad que tiene, pero también tengo que señalar que hemos venido trabajando prácticamente en los cinco continentes. Y en esto quiero agradecer el apoyo que siempre me ha dado mi familia. Porque [remarca] nada hubiera sido posible sin la comprensión y el apoyo de mi mujer Ana y mi hija Mireia, quienes me han respaldado siempre en todo lo que he ido haciendo en estos años.

 

-Asitec es una empresa que no rehúsa cooperar con otras para llegar a ciertos mercados. Es no suele ser muy habitual, ¿no?

Así es. Compartimos incluso catálogo con otras empresas del sector como es Molde Azul, Suministros Industriales Cogullada, etcétera. Estamos cómodos con esta manera de hacer las cosas porque lo importante es ofrecer soluciones globales y llegar a lo más lejos posible. El cliente, lo que quiere realmente es que le aportes soluciones y la cooperación siempre resulta positiva. ¿Por qué no?

 

-Usted se formó en un taller (ICA), y con la FP… ¿qué cree que aporta esta etapa formativa a los futuros profesionales?

Es fundamental para lograr perfiles profesionales potentes. Si no educas y tutelas a esta nueva generación de técnicos es muy difícil el progreso. Hay que señalar que la maquinaria, en sí misma, es muy compleja, tiene su propio lenguaje y dominar esta forma de comunicarse con las máquinas es fundamental. Por eso actualmente participo en la preparación de nuestros jóvenes a través de la FP, como profesor a través de cursos que se imparten desde nuestras propias instalaciones, online y presencial, a través de la nueva empresa que hemos creado: Asitec Formalitas.

 

-¿Entre sus trabajadores hay personal procedente de esta formación?

Efectivamente. Contamos con personal muy cualificado y experimentado en cada una de las diferentes facetas, siempre bajo la dirección técnica del ingeniero Alejandro Fondarella y Pepe Aymerich. Estoy muy satisfecho con todo el personal y su aportación a esta empresa porque la labor de equipo siempre es clave. Uno puede ser el timonel del grupo, pero requiere de una tripulación que permita mover la nave hacia unos objetivos que son comunes, y toda la tripulación de Asitec es excelente.

 

Por otro lado, también quiero destacar que Asitec es a día hoy el primer taller nacional, en la industria cerámica que, aunque tiene servicio y asistencia técnica 24 horas, ha implantado el horario laboral de 7 a 15 horas. Esto permite a nuestro personal confluir sus intereses laborales y personales en una conciliación que cada día tiene más valor para todos.