“Una impresora digital ya no es una innovación disruptiva; es una herramienta necesaria en la producción cerámica”

EFI Cretaprint, una de las grandes del sector de la impresión digital en el mundo, ejemplifica la contribución española a esta industria. La multinacional confía en su filial de Castellón para el desarrollo, fabricación y comercialización de la tecnología de impresión industrial de single-pass para diferentes sectores a nivel global; en particular, centraliza en esta sede el negocio cerámico.

 

En constante crecimiento y puntera en soluciones tecnológicas, la división de building materials, que engloba al ámbito de la cerámica, cerró 2020, el complicado año de la pandemia, con un crecimiento del 5% de facturación sobre el presupuesto anual. La proyección para el actual ejercicio es muy positiva al lograr el mejor primer trimestre de toda su serie histórica y habiendo alcanzado el 60% del presupuesto anual de ventas al cierre del primer semestre de 2021.

 

Para saber más de esta empresa en Castellón, que en apenas 9 años ha pasado de tener 80 trabajadores a superar los 300; o de los apenas mil metros cuadrados de planta productiva de sus inicios, hoy cuenta con más de 17.000, Plaza Cerámica reúne a dos de sus máximos responsables: Fernando Tomás, director de Producto y director general adjunto, y Juan José Catalán, director comercial.

Háblenme de EFI Cretaprint y de sus inicios en Castellón…

JUAN JOSÉ CATALÁN.- EFI Cretaprint es una empresa global dedicada a la impresión digital industrial, con una fuerte especialización en el producto cerámico, donde tiene  su origen y que, hoy en día,  abarca a otros materiales de construcción y también otros sectores como el de packaging, en el que la impresión digital industrial tiene una gran proyección.

Entonces, aplican una tecnología transversal para diferentes sectores industriales a partir de su know how en la cerámica, ¿es así?

FERNANDO TOMÁS.- Así es. Hay transversalidad tecnológica y también transversalidad a nivel de gestión de negocio y servicio al cliente. Cuando EFI adopta la tecnología de alta productividad industrial, también integra en su ADN cuestiones asociadas a un negocio B2B como son: responder a las exigentes condiciones de  un entorno industrial, ofreciendo un servicio 24/7, e integrar operativamente una alta capacidad de asistencia técnica, de servicio de recambios y mantenimiento continuo, presencia y vigilancia tecnológica, etcétera. Es decir, no solo fue una inmersión en single pass, sino que también sirvió para incorporar una mentalidad industrial dentro de la compañía en muchos procesos.

– ¿Y de manera gráfica cómo ha sido esa evolución en Castellón por ejemplo en instalaciones y plantilla?

Juan José C. – En cuanto a instalaciones, llevamos en la actual ubicación desde enero de 2016. De los aproximadamente mil metros de la primera sede, en la nueva contamos con cerca de 18.000 metros de superficie. Un rápido crecimiento en apenas una década que nos ha permitido aumentar nuestra plantilla: de aquellos 45 empleados a alrededor de 300 trabajadores en apenas 9 años.

-En este tiempo habrá habido hitos importantes para EFI Cretaprint… ¿cuáles recuerdan con especial significación en cuanto a producto?

Fernando T.- Hay momentos de especial importancia a nivel de producto o en cuanto a internacionalización. Aparte de la adquisición de la compañía por parte de EFI, un hito clave fue la fabricación y comercialización de tintas para el sector cerámico en 2015. Fue algo nada habitual en este sector y, visto con la perspectiva de hoy, la entrada en el negocio de las tintas como línea de producto ha demostrado la importancia de tener un buen equilibrio entre venta de equipos e ingresos recurrentes.
Un segundo hito destacable para la sede de Castellón fue el desarrollo y fabricación de maquinaria de impresión de single-pass para cartón ondulado. El proyecto comenzó en 2015 y el lanzamiento a mercado fue dos años después.

 

Juan José C.- El siguiente momento clave es, sin duda, haber traído a Castellón producción de otras unidades que hasta este momento se llevaban a cabo en Estados Unidos o Israel. La transición se llevó a cabo en febrero de 2020, en plena la pandemia, y hoy ya hemos asumido la fabricación de maquinaria de impresión multi-pass en nuestra sede.

-Y cómo les ha ido o les va en este tiempo de pandemia.

Juan José C.- Obviamente, ha sido una situación extraña para todos. Bien es cierto que nosotros trabajamos mucho de forma digital y, en ese sentido, es un entorno de trabajo con el que estamos muy familiarizados. Sin embargo, el momento requirió una cierta adaptación por parte nuestra y, también, por parte de nuestros clientes. Pero tras este inicio, tanto el área comercial como el resto de la empresa, dieron soporte, apoyo y confianza a todo el equipo, lo que nos ha permitido manejar la situación de manera muy satisfactoria y efectiva. Los resultados obtenidos, a pesar de la pandemia, así lo demuestran.

-Pues es un logro con la que ha caído…

Fernando T.- Lograr este buen resultado en un momento tan complicado tiene una explicación racional detrás. Una parte importante de nuestras ventas están China, tanto a nivel de consumibles, servicio… como de máquinas. China salió antes de la pandemia, lo que hizo que, a partir del segundo trimestre, los resultados empezaran a ser muy buenos y, esto se solapó con un buen cuarto trimestre en el resto del mundo.

-Entiendo que el constante afán por la innovación, el paso a la digitalización… han sido clave en este crecimiento.

Fernando T.- La impresión digital ya no es una innovación en el proceso de decoración cerámica, pero la tecnología sigue evolucionando. EFI es una compañía muy enfocada a innovación, con una inversión anual del 15% de sus ingresos en I+D. En este sentido, aunque las impresoras inkjet de azulejos se conciben como herramientas habituales en la fabricación de azulejos, seguimos incorporando mejoras continuas en nuestras soluciones para ofrecer la máxima calidad y eficiencia.

 

Y es que la impresión digital cerámica se encuentra plenamente asentada en las rutinas de las plantas; es una tecnología madura frente a lo que ocurre en otras industrias donde el potencial de crecimiento es grande. Así, por ejemplo, la impresión digital en  textil solo ronda el 10% y en el cartón apenas llega al 2%.

-Por la naturaleza del producto que ofrecen, por los sectores a los que llegan, por su interés en la I+D+i… veo que están condenados a crecer…

Juan José C.- Es así. El sector azulejero es muy innovador y esto ha servido para evolucionar la tecnología de impresión inkjet. Y las demandas de las empresas siguen y se sofistican en búsqueda no solo de maquinaria altamente productiva, sino en el desarrollo de procesos industriales sostenibles y una Smart Factory basada en la industria 4.0. Nuestro crecimiento y nuestro I+D trata de dar respuesta esta nueva realidad.

-¿Qué diferencia sus productos del resto de competidores?

Juan José C.- Sobre todo, que vendemos productos de alta calidad de impresión, con soluciones industriales estables. Son máquinas que, aunque complejas, son muy sencillas de operar y de mantener.

 

Fernando T.- La gestión de color y la electrónica son dos elementos especialmente singulares de nuestra oferta. La adquisición por parte de EFI significó la incorporación de la electrónica propia de EFI que es un elemento esencial en el diseño de nuestras impresoras y constituye la base de nuestra diferenciación en el mercado.

 

Juan José C.-  La electrónica y el software para la impresión digital forman buena parte de nuestro ADN corporativo. Precisamente, el origen de EFI está en el desarrollo del DFE Fiery®, que es el software que incorporan muchas impresoras domésticas y comerciales. EFI ha sido tradicionalmente un operador importante en este sector donde tenemos una cuota de mercado en torno al 65%.

-Ustedes son asumen con bastante naturalidad todo lo que tiene que ver con la Industria 4.0. ¿Qué aportan al sector?

Fernando T.– Industria 4.0 es un concepto muy amplio. Nosotros hemos participado activamente en la guia asebec 4.0 para la industria cerámica. Desde EFI intentamos facilitar la interconectividad y la comunicación de las impresoras con el resto de equipos de la línea de fabricación, para ser integradas en una herramienta de gestión digital y que haya una visualización y recopilación en tiempo real de las variables clave en la decoración digital. También estamos trabajando en proyectos para que la impresora pueda llegar a corregir en tiempo real algunas variables que puedan afectar a la calidad de impresión y mantener una ventana de trabajo óptima.

-Me han hablado de un notable incremento de la plantilla de trabajadores a lo largo de los últimos años. Háblenme de sus perfiles y de su cualificación.

Fernando T.- Tenemos un buen mix de titulados universitarios y perfiles con formación profesional en nuestra plantilla. Hay una parte importante de puestos en los que demandamos estudios de formación profesional como, por ejemplo, en asistencia técnica o técnicos de fabricación, donde requerimos formación de electromecánica o de técnico cerámico. Valoramos enormemente este tipo de formación especializada que se imparte en institutos como los de Onda o l’Alcora. En I+D, por su parte, se requieren ingenierías de 3 disciplinas: mecánicas, electrónicas y de software. Estos últimos son el perfil más complejo puesto que se trata de una disciplina que evoluciona constantemente. En ese sentido, en ocasiones, encontramos a personas recién salidas de la universidad más preparadas que profesionales con experiencia que, sin embargo y por algún motivo, no se han actualizado.

– ¿Qué retos tiene EFI Cretaprint a nivel de producto cerámico?

Juan José C.- En cuanto a producto, desde hace dos años estamos fabricando nuestras máquinas con lo que llamamos sistema híbrido. Con este sistema lo que damos a los clientes es la opción de trabajar con la tecnología de consumibles de tintas tradicionales, a través de bases solventes y orgánicas, pero también damos la opción de que trabajen con las nuevas tecnologías de tintas base-agua. Lo hacemos así porque le damos libertad al cliente de adaptarse a esa nueva tecnología.

 

¿Y por qué lo hacemos? Pues es sencillo, porque el tema ambiental es un tema candente, la sostenibilidad es necesaria y, de nuevo EFI, se pone a la vanguardia para dar respuestas con tecnología sostenible y respetuosa con el entorno. Nuestra contribución al medio ambiente no solamente tiene que ver con nuestros productos, puesto que en este año estamos plantando 17 árboles con cada impresora EFI Cretaprint que vendemos. Este es un proyecto en el que colaboramos con Bosques Sostenibles para la reforestación del Valle de Iruelas en Ávila. Hemos elegido plantar 17 árboles porque equivalen a compensar tres toneladas de CO2. Pero es que, además de beneficios ambientales directos, la tecnología base-agua ofrece  ventajas técnicas destacable y nosotros damos la opción a nuestros clientes para que elijan. Es decir, hablando puramente de decoración, las tintas base-agua resultan en productos con una mayor definición, por ejemplo. Pero sobre todo, vemos un gran potencial en el concepto full digital, que es la aplicación de esmaltes, efectos matéricos… todo en base-agua.

 

Tenemos opciones para que los clientes adopten esa tecnología full digital con aplicaciones específicas para esmaltes, para decoración sostenible y para la aplicación de efectos matéricos. Afortunadamente estamos obteniendo una gran aceptación.

Juan José C.- Somos una compañía internacional que dispone de mucha interrelación entre las diferentes empresas que la integran, donde destaca la presencia de trabajadores de la provincia con una alta notoriedad en campos como el software. Tiene gran valor porque hablamos de una multinacional como ésta donde la tecnología es parte sustancial de su actividad.

-O sea, que buena parte del logro de la multinacional Efi Cretaprint tiene una base importante en el made in Spain, del talento de los profesionales españoles…

Juan José C.-  Los logros son un éxito compartido por el cien por cien de profesionales españoles, de la provincia, quienes han puesto su talento al servicio de la industria cerámica local. Este personal ha sido clave en el desarrollo y el crecimiento de esta empresa que es puntera en el mundo, tal como la conocemos hoy, sin duda.

… Y del contacto con el azulejo y las sinergias, entiendo.

Fernando T.- Desde luego. Como le decía al principio, la tecnología del sector cerámico, derivada de nuestro know how, ha sido exportada a otras unidades de negocio que querían apostar por esa opción en su portfolio.

Juan José C.- Así es. Nosotros nos sentimos muy orgullosos de mostrar nuestras cicatrices de trabajar, codo con codo, desde hace tantos años con las empresas cerámicas. Este es un sector exigente, con necesidades para ayer a las que tienes que responder con inmediatez. Nosotros tenemos ese espíritu.

-Ustedes siempre le han dado mucha importancia a las ferias internacionales. ¿La pandemia les ha cambiado esta predilección?

Fernando T.- Le damos mucho valor a las ferias. Incluso durante esta pandemia hemos podido asistir a ferias en China o Rusia. Somos afortunados porque en mercados importantes, más allá del español e italiano, como el chino o indio, tenemos una destacada presencia local que nos permite mantener el contacto con los clientes.
Esta cercanía con el cliente a pie de feria, para nosotros, es muy importante y, aunque hemos demostrado que el negocio puede seguir de forma remota y superar con sobresaliente grandes retos como las puestas en marcha y asistencias técnicas, por ejemplo, también nos gusta el contacto directo y lo que aportan al sector estos eventos.