Javier Gaya: «Personas&Tecnología nació al abrigo de una I+D que nos ha llevado a estar en 60 países»

Ya el nombre de Personas&Tecnología es todo un acta empresarial de las prioridades y objetivos de la empresa que un día fundara en Onda Javier Gaya junto a sus socios y que hoy es referente mundial en soluciones digitales para el mercado de la industria gráfica, como es el testeo y limpieza de cabezales. Con una clara presencia desde sus orígenes en el sector cerámico, disfruta desde hace años de una creciente expansión en otros ámbitos de la industria. Como director general de Personas&Tecnología, empresa miembro de Asebec, Javier Gaya desglosa algunos de los aspectos más notables de su empresa, desde sus comienzos hasta el momento actual, en una evolución constante en la que siempre ha tenido presencia la I+D, la investigación y, en definitiva, la creatividad y el talento… como principales compañeros de viaje.

 

-Usted cuenta con una larga andadura en este sector. ¿Cómo llegó y qué recuerda de los inicios con Personas&Tecnología?

Empecé con 21 años nada más acabar los estudios. Aquellos inicios fueron en un taller de electromecánico y a los 33 fundé Personas&Tecnología.

 

-¿Qué le llevó a crear la empresa?

Pues fundamos Personas&Tecnología junto a mis socios ante la necesidad que teníamos de llevar nuestros inventos al mercado y aprovechar el talento del que disponíamos. Empezamos con un producto que eran los rodillos de silicona para las máquinas rotocolor que entonces esta tecnología era puntera. Fue en torno al 2006. En 2008 ya estábamos fabricando prácticamente el 80% de los rodillos que se consumían en Castellón. Fue cuando, lamentablemente, vino la crisis.

Pero, contrariamente a lo que pudiera parecer, este estallido de la crisis fue clave. Ahora, con la perspectiva del tiempo, pienso que incluso nos vino bien., porque nos sirvió para saber aprovechar cada momento y salir de estas situaciones -tan adversas- y hacerlo de manera positiva.

 

-¿Y qué le lleva a esa reflexión?

La crisis del 2008-2009 nos afectó de manera positiva porque nos obligó a ponernos las pilas en exportación. Fue cuando decido coger las maletas y viajar. Hasta entonces todo nuestro producto -que era monoproducto- tenía como destinatario exclusivo el mercado nacional de la cerámica. A partir de ese momento la cosa cambió de manera radical.

 

Tengo que señalar que los 12 años de experiencia anterior a esta crisis los concentramos en la fabricación de maquinaria. Éramos fabricantes de maquinaria cerámica. Es decir, rechazábamos trabajos de mantenimiento de fábrica porque esta tarea no nos aportaba lo que nos aporta la fabricación, el desarrollo… que es lo que buscamos.

 

En particular, siempre he estado haciendo mis inventos, desarrollándolos y a partir de ahí fue cuando surge un método de fabricación de rodillo. La crisis nos permitió internacionalizarnos y logramos llegar a mercados y países donde la crisis no se había instalado, al menos, con la intensidad que llegó aquí. Entre ellos, Irán, Perú, México, Marruecos y, en general, los países árabes. A partir de ahí comenzamos a trabajar a fondo, a crecer con fuerza de nuevo con el tirón de la exportación.

 

-La creación de la empresa, el salto al mercado exterior… ¿qué hitos considera que han sido claves en el crecimiento y la consolidación de su empresa?

Además de los momentos que he señalado, hay otros posteriores. Por ejemplo, desde el 2012, vimos que la tecnología basada en el rodillo estaba siendo desplazada de manera galopante por la tecnología inkjet.

Fue entonces cuando nos surge el reto de fabricar máquinas para nuevos desarrollos y nos ponemos a investigar en el ámbito del testeo y limpieza de cabezales. Le confieso que tardamos dos años en desarrollar un método de limpieza.

 

-Por lo que cuenta usted ha hecho de la I+D el centro de su actividad, ¿no?

Así es. Tengo que señalar que nuestra capacidad en I+D siempre ha sido una de nuestras principales características, si no la que más y mejor nos define. Una prueba de ello es la importancia que le damos a nuestra oficina técnica, que representa más del 30% de la plantilla total de la empresa. Si añadimos lo que aportan otros departamentos en este ámbito, más del 50% de los trabajadores trabajan en I+D full time.

 

-¿Cómo les llega la inspiración para crear, inventar, desarrollar? ¿Cómo es ese proceso?

Nosotros siempre nos hemos apoyado mucho en los clientes. Porque las ideas no son nuestras, las ideas nos las traen nuestros clientes. Yo no tengo nada. Lo normal es que una idea del cliente nos abra los ojos para hallar la mejor solución en cada caso. Y se lo explico: Al cliente le surge una necesidad, nos da la idea, y nosotros lo que hacemos es ponernos a trabajar para darle la solución y que esa idea tenga su correspondiente herramienta.

 

No conozco a nadie que cree e invente algo cuya idea no provenga de un tercero que te muestra esa necesidad. Es esa necesidad de nuestros clientes y nuestra capacidad de desarrollarla lo que nos ha llevado al éxito. Y en este punto es importante la capacidad creativa.

 

-¿Cómo ha visto la evolución más reciente del sector desde su perspectiva?

En quince años la fabricación cerámica ha cambiado una barbaridad y eso ha sido posible gracias a la maquinaria y la tecnología. Hablamos por ejemplo de las fachadas ventiladas, la fabricación en continuo, a la impresión digital, los hornos, el sistema de prensado… y así sucesivamente.

 

Todo ha sido posible gracias a los fabricantes de maquinaria cerámica y se ha dado ante la necesidad de tener una mayor capacidad de producción, de una constante mejora por la calidad, de ampliar el catálogo de formatos lo máximo posible… todo ha venido para mejorar el producto y ser cada día más competitivos.

 

-¿Cómo es el perfil de sus clientes y descríbame su relación con ellos?

Nosotros siempre hemos tratado de escuchar y atender sus demandas -mantenemos una estrecha relación con todos ellos- lo que nos ha permitido lograr un buen posicionamiento dentro del mercado. Hay que señalar que Personas&Tecnología es una empresa que prácticamente sale de cero, de dos mecánicos y dos electromecánicos que deciden montar una empresa con un invento propio, que empiezan a vender, a exportar, a crecer… y a diversificar, ya que además del cerámico hoy nos movemos en diferentes sectores, como es el packaging, madera, tintas, agroalimentario… hasta el punto que cada año exportamos a 30 y 40 países.

 

Somos de los pocos fabricantes españoles que le vende maquinaria a las principales potencias tecnológicas mundiales, por ejemplo a Italia, Francia, Alemania, Japón, Estados Unidos, Israel, Bélgica, Holanda, China… y así una larga serie de países, a los que se añade los institutos tecnológicos más importantes, por supuesto. Digamos que fruto de esa capacidad por la I+D que imprimimos a la empresa desde su creación, nos ha llevado hoy a estar muy presentes en estos mercados internacionales.

 

-Usted habla de la capacidad de diversificar, de ser transversales y poder saltar de un sector a otro… ¿tan importante es?

Hay que tener en cuenta que la impresión digital está adquiriendo una enorme implantación a nivel mundial, como lo hizo la cerámica hace ya más de una década. La cerámica es uno de los sectores más avanzados digitalmente, por lo que todo está llevando a que las empresas de maquinaria y de tintas estén saltando de la cerámica a otros sectores. Cualquier colorificio tiene hoy proyectos de desarrollo para trasladar su tecnología a otros sectores de tintas. Por lo que entiendo que cualquier fabricante de maquinaria que se precie de serlo tiene que tener proyectos de desarrollo para otros ámbitos de la industria y otros sectores distintos. Esa es la diversificación que hay y la que nos permite seguir creciendo.

El año pasado, por ejemplo, Personas&Tecnología trabajó 50% cerámica y 50% en otros sectores; pero lo curioso de todo esto es que, en cerámica, un 25% del mercado en el que nos movemos es nacional y entorno al 75% es internacional.

 

-Hábleme de su producto y de su implantación…

Aparte de todo esto, tengo que señalar que existe una estrecha relación con los fabricantes de cabezales, ya que estos suponen nuestro principal ariete. Nuestro gran caballo de batalla ha sido Cleanjector, que es el primer sistema industrial de limpieza de cabezales de impresión digital en el mundo. Tenemos más de 450 máquinas instaladas a día de hoy y esta patente no se ha podido superar. Hay que tener en cuenta que detrás de esa máquina hay mucha investigación y desarrollo, además de, como ya he señalado, dos años de intensos trabajos.

A lo largo del tiempo se ha ido mejorando el método, ampliando la gama de tintas, de cabezales y de testeo. Y a la par, nosotros hemos ido desarrollando máquinas versátiles que dan solución a las necesidades que hay y van surgiendo.

-Y según se ve, siguen creciendo…
Desde el 2019, que es el año de referencia por el parón de la covid, en 2021 hemos crecido un 26% y en el primer semestre del 2022 creceremos con respecto al mismo periodo del año año pasado en torno al 45%. Calculamos que cerraremos el año con un crecimiento entre el 20-25%. Eso supone un enorme esfuerzo por parte de todos.

 

-Ustedes cuentan con un personal especialmente cualificado. ¿Cómo es el perfil del trabajador? ¿Encuentran dificultades a la hora de localizar aquellos rasgos profesionales que necesita su empresa?

Es complicado. Hay un problema a la hora de hallar perfiles profesionales adecuados a las necesidades reales. Crear un equipo como el que tenemos en nuestra empresa -que cuenta con una plantilla de 33 trabajadores- cuesta años de motivación constante, de formación continua. Tengo que decir que tengo un equipazo. Todo lo que hacemos no se puede hacer sin este equipo. Es verdad que soy la cabeza visible, pero el mérito no es mío, créeme. Es de todos. Yo soy uno más que empuja, centrado en el diseño, la mecánica… y un jefe es mejor jefe si reconoce que él también puede equivocarse y dar la razón a la que la tiene. No se es menos jefe, menos líder si practicas la humildad, que siempre es buena consejera.

 

La motivación es parte esencial en un equipo. Y está claro que debemos promover el talento, apostar por la FP y elevar la exigencia para que pueda ser una herramienta eficaz de incorporación al mercado de trabajo y hacerlo en las mejores condiciones posibles. Es verdad que ahí puede tener un papel importante la educación dual porque la empresa es un escenario extraordinario para descubrir y desarrollar ese talento.

close

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Seleccionar idioma:

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.