Bono:«Los fabricantes de maquinaria alargarán su buen momento hasta mediados de 2022»

El presidente de Asebec, Juan Vicente Bono, asegura que el sector fabricante de maquinaria para la industria cerámica atraviesa un buen momento que, al menos, se alargará hasta los primeros meses de 2022. Entre los pasados meses de enero a junio, las ventas de las 71 empresas integradas en Asebec incrementaron su facturación en torno al 14%, gracias a la buena respuesta registrada tanto en el mercado doméstico como en el de la exportación.

¿En qué momento se encuentra el sector fabricante de maquinaria y tecnología para la industria cerámica?

Es un sector en auge y con mucha pujanza y crecimiento. La covid-19, por supuesto, nos ha afectado, pero, realmente, tengo la sensación de que la hemos padecido menos que otras industrias. Es cierto que hubo un frenazo de la demanda en el segundo y tercer trimestre del año pasado, porque la práctica totalidad de empresas del clúster, tanto de azulejos como de esmaltes, pararon inversiones ante la imposibilidad de fabricar e, incluso, de comercializar el material almacenado…

Pero a finales de 2020, la situación comenzó a normalizarse y las inversiones volvieron a ponerse en marcha. Lo cierto es que en los últimos meses del año pasado la actividad fue, para nosotros, muy intensa.

Y ¿cómo se está desarrollando el año 2021?

Este ejercicio también empezó muy fuerte y los datos de los primeros seis meses, aunque todavía no son definitivos, son buenos. Hemos tenido mucho trabajo de mantenimiento, pero también inversiones en nuevos proyectos. Según esos datos, yo me atrevería a hablar de un crecimiento global de nuestra actividad en el primer semestre del año en torno al 14% con respecto al mismo periodo del año pasado. Y las previsiones nos hacen ser optimistas y confiamos en que este ritmo se mantenga a lo largo de lo que queda de año.

¿Se trata de un crecimiento de la actividad puntual?

Nosotros, desde la patronal creemos que este ritmo se mantendrá, como mínimo, a lo largo de los primeros meses de 2022. En este momento hay mucha actividad inversora y los proyectos no son inmediatos, sino que se alargan en el tiempo. Ahora se está invirtiendo en hacer nuevas fábricas, ampliando hornos, ampliado las instalaciones productivas…

Las perspectivas para este año y para los primeros meses del que viene son, en líneas generales, buenas porque arrastramos mucha carga de trabajo. En cualquier caso, y a través de las encuestas que realizamos en Asebec, hay algunos asociados que no ven las cosas tan claras y vaticinan una ralentización de la actividad a finales de año… Pero, insisto, para mí las perspectivas no son malas.

¿Cómo están reaccionando los mercados internacionales?

En el mercado internacional también estamos creciendo. De hecho, en los primeros seis meses de 2021 el aumento de la demanda procedente del extranjero ha sido, porcentualmente, mayor que el del mercado doméstico, con un incremento del 20%, pero esto se debe a que en el mismo periodo del año pasado no hicimos casi nada en el campo de la exportación. Nuestros principales destinos internacionales están en Hispanoamérica, pero también hay que señalar que Argelia está registrando una evolución muy positiva. Además, estamos abriendo mercados en Asia, aunque de momento es un proceso que va muy lento.

¿Qué buscan el cliente internacional en la maquinaria española?

Somos líderes en el tema de la decoración y el esmaltado digital, tanto en maquinaria como en complementos. La inkjet es uno de los aspectos más importantes de nuestro negocio a nivel internacional, pero no hay que olvidar que en España contamos con importantes fabricantes de muy distinta maquinaria y tecnología para la fabricación y la manipulación de las baldosas cerámicas, que van desde los moldes o los hornos hasta el empaquetado y paletizado del producto.

¿Qué puede aportar las empresas de Asebec en el actual proceso de la transición energética?

Mucho, porque las máquinas que se utilizan para producir tanto las fritas, los esmaltes y los colores como las baldosas cerámicas las fabricamos nosotros. El año pasado hicimos un estudio para conocer las tecnologías que están disponibles a nivel mundial para la reducción de emisiones contaminantes, así como saber qué están haciendo en este aspecto las empresas asociadas a Asebec para, con toda esta información, averiguar cómo abordar la situación. De hecho, ya se está trabajando en el desarrollo de sistemas que permitan reducir el consumo de gas mediante el uso del oxigeno para, de esta manera, ser menos contaminantes en el proceso de la fusión de fritas y reducir costes.

En lo que se refiere a la industria azulejera, se trata de adaptar los hornos para sustituir el 50% del gas que necesita por hidrógeno, pero para eso es necesario cambiar los quemadores. De momento, en las azulejeras no está produciendo el cambio de hornos, porque la vida de los hornos azulejeros suele ser más larga que el de los de los colorificios y saben que todavía tienen tiempo para amortizarlos. Además, hay otro problema, es que el precio del hidrógeno va indexado al de la energía, que está totalmente descontrolado, no se consigue ahorro alguno. El objetivo para poder alcanzar los retos del 2030 es adaptar los hornos cerámicos para que funciones al 50% con gas y el otro 50% oxígeno natural o hidrógeno.

Asebec quiere tener un pabellón tecnológico permanente en Cevisama. ¿Qué objetivos se buscan con esta iniciativa?

Contar en Cevisama con un pabellón tecnológico que aglutine ante el mundo la oferta tanto de los esmaltes, en lo que somos líderes mundiales, como de maquinaria. Lo hemos planteado como una plataforma para mostrar al mundo las innovaciones que se viene registrando últimamente debido a la inversión que están realizando las empresas españolas en nuevos sistemas de producción con nuevas fuentes energéticas, tecnologías para la reducción del CO2, el sistema de impresión digital de esmalte y decoración full digital, los grandes formatos, el software y las materias primas.

Creo que puede ser un atractivo más para la feria y una oportunidad para mostrar al mundo que España está creciendo y que lleva la delantera en temas teológicos, principalmente en el tema de los grandes formatos.