Pedro Toledo: «La industria 4.0 y los avances tecnológicos son el ADN de System Ceramics»

System Ceramics España es hoy una de las firmas claves que ayudan a entender el desarrollo de la cerámica castellonense a lo largo de los últimos cuarenta años. Y lo hace a través de un aspecto fundamental para este sector como es el celo por la innovación y la necesidad de aplicar los nuevos desarrollos tecnológicos que tanto tienen que ver con la competitividad de una industria que hoy es puntera en el mundo. Para conocer el login del éxito de esta empresa basta con señalar a las personas que lo han hecho posible y que, como salvaguardas de una maquinaria en constante evolución, nos permiten tener hoy en las plantas productivas un fiel escenario de lo que nos depara el futuro. Pedro Toledo, branch manager de System Ceramics España, nos descubre estas claves:

– ¿Cómo y cuándo se creó System Ceramics España?

En el año 86 fue cuando la filial empezó su actividad como tal, pero previamente System, como comercializaba máquinas en el sector cerámico español, venía desplazando a técnicos que estaban en permanente contacto con el sector. Entonces, nuestro presidente, el señor Franco Stefani, ya mantenía estrechos contactos con los ceramistas del clúster.

Impulsado por el crecimiento de un sector cerámico español que crecía muy concentrado en apenas 50-55 kilómetros en la provincia de Castellón, con un tejido azulejero en torno a un clúster muy activo, fue cuando se tomó la decisión de crear una filial. Hay que tener en cuenta que eran otros tiempos, en los que los desplazamientos no eran tan sencillos como ocurre ahora.

Comenzamos con un reducido grupo de personas distribuidas en la parte técnica, a cargo de Massimo Ferrari; y había otra parte administrativa, comercial y otra de recambios. A partir de ese momento, crecimos hasta alcanzar una plantilla de 54 personas, que son las que componen hoy esta filial.

– En esta constante evolución y crecimiento, ¿cuáles cree que han sido los grandes hitos para su compañía en España?

Uno de ellos, sin duda de los más importantes, fue en 1994, cuando se diseña la Rotocolor con lo que ello supuso de impacto para el diseño y la decoración del azulejo. Desde luego fue un antes y un después en la forma con la que evolucionó la empresa. Más tarde en  los primeros años de la década de los 2000 llegó la revolución de la producción de grandes piezas cerámicas con la primera prensa LAMGEA.

Otros hitos de los muchos que se han dado en este tiempo ha sido uno más reciente, en 2019, cuando empezamos a formar parte del grupo COESIA, estamos hablando de un grupo empresarial formado por más de 8.000 empleados y con un volumen de facturación en torno a los 2.000 millones de euros.

-Hablamos de la importancia que tiene la empresa, pero también de las personas. ¿Qué ha supuesto en este sentido figuras como Massimo Ferrari?

Aunque a él no le gusta los protagonismos personales, hay que decir que gran parte de este éxito corresponde a las personas que lo hacen posible, además de las máquinas. Y una de estas personas clave en estos años ha sido y sigue siendo Massimo Ferrari. Las personas han sido determinantes para ganar la confianza del sector y de los clientes. Nos ha servido para estar muy presentes a lo largo de nuestros 40 años de historia. Y después de todo este tiempo hay máquinas a las que seguimos dando cobertura a través de estos especialistas. Porque no es solamente vender una máquina, es acompañar al cliente de manera continua y permanente para darle las soluciones precisas en cada momento. Porque siempre hemos estado del lado del sector y acompañándole muy cerca para atender cuanto necesita.

"UNA DE LAS VENTAJAS COMPETITIVAS QUE TIENE SYSTEM CERAMICS ES ESA INNOVACIÓN CONTINUA QUE PERMITE APORTAR CAMBIOS TECNOLÓGICOS REVOLUCIONARIOS AL SECTOR".

-¿Qué características diferencian a los productos de System Ceramics?

Hay que decir que System Ceramics es una empresa que invierte en torno a un 5% de su facturación en investigación y desarrollo. Eso significa que la empresa siempre está a la vanguardia de la tecnología. Y por eso creo que una de las ventajas competitivas que tiene System Ceramics es esa innovación continua que permite aportar cambios tecnológicos revolucionarios al sector, que nos llevan a hacer productos muy eficientes y con un alto valor añadido. Es la principal ventaja competitiva con respecto a nuestra idea de colocar al cliente en el centro de nuestras ocupaciones.

Hay que decir que esa relación con el cliente va más allá de una relación de compra-venta, es una relación entre personas, entre equipos… y que se mantiene a lo largo de los años.

– ¿En qué parte de las plantas productivas son especialmente fuertes?

System Ceramics está muy presente en todo el proceso productivo, es capaz de suministrar una planta cerámica desde el inicio, la zona de preparación de tierras… hasta lo que es la propia logística del producto final. Es capaz de automatizar todo el proceso entregando la planta completa, a excepción de la obra civil que es, por lo general, lo que suele gestionar el cliente.

Y dicho esto, es verdad que hemos estado muy presentes a lo largo de todo este tiempo en la zona de final de línea y en la de clasificación, además de estar muy volcados en la parte de las esmaltadoras, de decoración del producto.

– Ustedes son punteros en Industria 4.0, ¿hacia dónde va la industria cerámica?

Nuestra apuesta por la I+D+i nos ha permitido que podamos ir unos años por delante en el sector. La industria 4.0 ya la hemos asumido desde hace mucho tiempo. Digamos que está en nuestro ADN. Contamos con instalaciones implementadas en planta ya bajo este concepto desde los años 2008-2009. Entendemos que es necesario para el proceso cerámico, que está orientado a trabajar cada vez con más variedad, capacidad y menores tiempos de producción. Todo esto entendemos que llevará, más pronto que tarde, a todo el sector a tener que trabajar bajo el paraguas de la industria 4.0, que abarca numerosos aspectos que tienen que ver con los procesos de calidad, de gestión… con información a tiempo real y que permiten actuar sobre ese proceso para asegurar el mejor producto posible. Tenemos la firme convicción de que el éxito empresarial, en gran medida, lo marca la adecuación de los avances tecnológicos.

– La industria cerámica está en un constante proceso evolutivo y ahora se marca unos retos muy ambiciosos en materia energética, eficiencia y competitividad. ¿Qué soluciones aporta System Ceramics al sector para ayudar a lograr estos objetivos?

En System Ceramics somos muy conscientes de los cambios que nos esperan a todos, que conllevarán modificaciones importantes, entiendo que incluso pueden llegar a ser estructurales. Hace poco y de la mano de Asebec, hemos participado en una encuesta en la que cada uno de los fabricantes hemos dado nuestra visión sobre cómo vemos todos esos aspectos que tendremos que afrontar en un futuro. Nosotros hemos aportado nuestra opinión y trabajaremos para dar forma a todo lo que se va planteando.

 Tenemos que recordar que uno de los primeros hornos híbridos o eléctricos que se fabricaron en España se dio sobre los años 2006-2007. Nosotros venimos atendiendo a esa parte térmica de las empresas -que es la de mayor emisión- y ya hemos tenido nuestras experiencias con hornos cerámicos de energía eléctrica. Hoy se habla mucho de los cambios en los procesos para reducir la huella de carbono y venimos trabajando desde hace años, pero también somos conscientes de que afrontar los retos siempre deben verse más como una oportunidad y no tanto un problema. Desde luego, nosotros, como partner, tenemos que estar y estaremos con nuestros clientes para afrontar esa nueva etapa con las mayores garantías de éxito.

– ¿Cómo ha afectado a su empresa este complicado momento marcado por la pandemia?

Tengo que decir con gran satisfacción que en este periodo la actividad ha seguido funcionando de manera regular. Y si bien es cierto que se ha teletrabajado y ha habido más reuniones y contactos telemáticos, no ha afectado al normal desarrollo de la empresa. Este periodo nos ha servido para adelantarnos a una nueva forma de trabajar, aunque entendemos que el contacto personal sigue siendo fundamental. Pero hay que señalar que la adaptación a esta realidad que se nos ha presentado, por lo general, ha ido bien.

– ¿El sistema educativo y formativo satisface la demanda de perfiles profesionales de su empresa?

La relación entre la empresa y la administración educativa es excelente en la búsqueda de perfiles profesionales. En este sentido, siempre hemos pensado que la Formación Profesional es clave para un sector como el nuestro. Y sí, tenemos una relación muy fluida con el ámbito universitario, que mantenemos con la realización de prácticas y siempre con la posibilidad de reforzar las relaciones mutuas que ayuden a dotar de perfiles potentes y nuevos talentos al sector en cada rama de la actividad industrial.

– ¿Y cómo cerró 2020?

Hay que señalar que veníamos de un año, el 2019, que fue muy bueno. Pues el pasado ejercicio del 2020 logramos repetir facturación en la filial española, en torno a los 25 millones año, lo que ya en sí mismo es un logro a tenor de todo lo ocurrido en este periodo.

– Por último, ¿qué previsiones tienen?

En cuanto a la previsión a corto y medio plazo, lo que estamos viendo es que hay muchas ganas de hacer cosas en el sector y el futuro más inmediato lo vemos con optimismo. Hay que subrayar que es un momento apasionante, hay fuertes desafíos y conllevará trabajar duro para lograr los objetivos. Y vamos por el buen camino.