La importancia de la automatización industrial y la robótica en el sector cerámico

Los términos automatización, robótica e Industria 4.0 son palabras que están hoy en día en boca de todos debido a una mejora exponencial en los procesos e innovaciones que han provocado que el trabajo industrial se agilice y sea más eficiente, eficaz y rentable. Pero, ¿sabemos realmente qué significan estos términos y cuál es la diferencia entre ellos? Y, más importante aún, ¿cómo afectará esta revolución industrial -ya conocida como la cuarta- al sector cerámico?

Vamos a empezar por el principio: la automatización industrial es el uso de las tecnologías para controlar los procesos industriales y las máquinas y reducir al máximo la intervención humana en las tareas, sobre todo aquellas que son más repetitivas. De esta forma, se consigue producir más en menos tiempo y con menos errores, garantizando así la uniformidad en la calidad del producto final.

En definitiva, el objetivo de la automatización industrial es aumentar la producción, mejorar la calidad y evitar riesgos para las personas. Eso sí, este hecho provoca que se pierdan ciertos puestos de trabajo poco cualificados pero que nazcan otras necesidades laborales enfocadas al diseño, la fabricación, puesta en marcha y control de estos nuevos procesos, que sí o sí, incluyen a un robot.

Automatización y róbotica en el sector cerámico

Tanto la automatización como la robótica y, por ende, a día de hoy, la cuarta revolución industrial, han provocado implícitamente una necesidad de adaptación a los cambios que suponen. Y esta “obligación” es para todos los sectores y todas las industrias, por lo que el sector cerámico no debe quedarse relegado en esta marcha por adecuar sus fábricas a las exigencias de la nueva industria.

Hace unos meses ya hablamos de las ventajas de la Industria 4.0 en el sector cerámico, que van íntimamente ligadas a los beneficios de la automatización industrial en dicho sector y que se reducen a tres: aumento de la productividad ya que el trabajo es más rápido y esto hace que la productividad y los beneficios de las empresas crezcan; ahorro de tiempo y esfuerzo, ya que los trabajadores no deben transportar ciertas piezas ellos mismos; y, por último, una reducción de costes.

De hecho, según datos del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC), la revolución 4.0 supondrá un ahorro de aproximadamente un 10% sobre la facturación de las empresas azulejeras, que se traduciría en más de 330 millones de euros.

Actualmente, el área más desarrollada en el ámbito de la automatización y la Industria 4.0 es la logística, donde la robotización y automatización de los procesos han supuesto un cambio en la forma de trabajar del sector, que se aglutina casi en su totalidad en la provincia de Castellón.

Además, otro de los cambios que vienen y para los que la industria del sector cerámico debe adecuarse es el crecimiento de la venta de cerámica online, que obligará a las empresas a servir el producto en tiempos más reducidos.

En este sentido, desde Spanish Ceramic Technology hemos puesto en marcha un proyecto para ayudar a las empresas del sector en el reto de la Industria 4.0 a que la automatización y digitalización sea mucho más fácil en las empresas de maquinaria cerámica. Para ir calentando motores, ya puedes realizar nuestro autodiagnóstico para conocer cuál es el nivel de tu empresa en este aspecto. ¿Estás preparado para el reto de las fábricas del futuro?